Stop Or I'll Shoot Image courtesy Lalo Alcaraz. ©2015 Lalo Alcaraz / Universal Uclick

El mundo entero está mirando

Por Hector Villagra

Otro hombre está muerto, otro hombre que no puede cuestionar el reporte policial que dice cómo murió. El reporte oficial en este caso dice que Michael T. Slager, Oficial de la Policía de North Charleston, N.C., disparó y mató a Walter Scott, hombre de raza negra desarmado, después de que Scott trató de tomar el Taser del oficial para usarlo en su contra.

Pero el video grabado por un espectador capturó un incidente profundamente inquietante y demostró que el reporte es completamente falso. El mundo entero vio a Slager disparando ocho veces a la espalda de Scott mientras éste trataba de huir. Slager ha sido acusado de asesinato, pero su falsa historia hubiera sido aceptada si no hubiera sido por el video.

Las imágenes de video claramente se han convertido en una poderosa herramienta para documentar encuentros entre el público y la policía. La ACLU de California quiere que sea posible que más personas usen sus teléfonos para grabar estos incidentes, permitiendo que el público aumente la rendición de cuenta por parte de los oficiales si abusan de su autoridad.

Por esto, la ACLU de California orgullosamente anuncia el lanzamiento de Justicia Móvil CA, una nueva aplicación para teléfonos inteligentes que permite que los usuarios efectivamente graben a los oficiales de la ley. Cuando el teléfono deja de grabar, la aplicación inmediatamente envía una copia del video a la oficina local de la ACLU. Por lo tanto, no importa lo que el oficial o cualquier otra persona haga con el teléfono o con la grabación porque el video habrá sido transmitido.

La ACLU quiere que los oficiales de la ley sepan que el mundo entero puede estarlos observando, tal como ocurrió durante la Convención Demócrata Nacional en 1968. Los manifestantes en esta ocasión coreaban “el mundo entero nos mira” mientras la policía de Chicago brutalmente trataba de dispersarlos. El mundo entero pudo verlos porque surgió un video de la policía golpeando a los manifestantes con garrotes y rociándolos con gas.

Chicago fue donde este canto se convirtió en parte de la conciencia nacional. Desde entonces, ha sido uno de los gritos de guerra de los manifestantes, incluyendo los que protestaban contra la creciente desigualdad económica durante Occupy Wall Street en el 2011. Estudiantes de la Universidad de California en Davis, que apoyaban el movimiento Occupy, también corearon el canto mientras la policía rociaba gas pimienta sin motivo sobre una hilera de pacíficos manifestantes mientras estaban sentados.

El motivo del canto es avergonzar y modificar la conducta de quienes abusan de su poder con la amenaza de que sus acciones serán reveladas y juzgadas. Por supuesto, esto no siempre ocurre. Aunque millones vieron por televisión las escenas que se dieron fuera del centro de convenciones, la policía de Chicago no fue disciplinada por lo que muchos han llamado un “motín policial”. Pero las imágenes de televisión dejaron una huella indeleble en quienes las vieron.

El mundo ha cambiado mucho desde entonces. La variedad de imágenes disponibles ha aumentado exponencialmente sobrepasando lo que grabar las cámaras de televisión a grabaciones hechas con teléfonos celulares que son distribuidas inmediata y realísticamente a través de los medios sociales. El video de UC Davis rápidamente se volvió viral y provocó críticas e indignación en todo el mundo. Gracias al video, la Universidad de California pagó casi un millón de dólares en daños y perjuicios a los estudiantes que fueron atacados y el oficial perdió su trabajo.

Justicia Móvil CA llega en un momento en el que público está exigiendo mayor transparencia y responsabilidad policial. Pero las autoridades han respondido lentamente a este llamado. Aunque la transparencia y responsabilidad no pueden ser garantizadas, algunos departamentos han comenzado a equipar a sus oficiales con cámaras corporales. Esta reforma promete brindar mayor claridad en caso de controversiales encuentros que usualmente terminan con la muerte de la única persona que puede cuestionar la versión de los oficiales.

Pero las cámaras corporales son solo una herramienta y algunos departamentos parecen estar decididos a usarlas de formas que no incrementan la responsabilidad y transparencia. Oficiales de policía de Los Ángeles que usaban cámaras corporales estuvieron entre los que hirieron fatalmente a un hombre en Skid Row en marzo. El departamento se ha reusado a hacer público el video, diciendo que solo lo hará cuando forme parte de un caso criminal o civil. Algunos grupos policiales han recomendado legislaciones que excluirían todo el material grabado a través de las cámaras corporales de las solicitudes de expedientes públicos – incluso las grabaciones de los tiroteos en los que se vea involucrada la policía.

De igual forma, ya que lo departamentos le han dado a los oficiales amplia discreción para decidir cuándo grabar o no sancionan a quienes no usan las cámaras, el propósito de las mismas se ve frustrado. El año pasado, en Albuquerque, N.M., un oficial de policía le disparó a Mary Hawkes, de 19 años de edad quien estaba desarmada, en la espalda y la mató. Aunque estaba equipado con una cámara corporal, el oficial no la activó para grabar el incidente. Fue disciplinado por no usar la cámara, pero solo después de no haberla activado en cinco ocasiones distintas.

La Aplicación Justicia Móvil CA de la ACLU pone el poder para asegurar mayor transparencia en manos del público. Como tanta gente tiene teléfonos inteligentes con cámaras, el mundo entero puede estar observando con solo tocar la pantalla de un teléfono.

Es este simple toque el que puede lograr una diferencia al tratar de aumentar la responsabilidad policial. Las cámaras corporales pueden ser herramientas efectivas para reducir el abuso policial. Pero las cámaras de los espectadores pueden ser más poderosas. Estas imágenes no están bajo el control de la policía y al igual que en el tiroteo de Scott, el material capturado estará inmediatamente disponible para que le mundo entero lo vea.

Villagra es el director ejecutivo de la ACLU del Sur de California.

MÁS CONTENIDO