El propósito no es sólo monitorear la policía

Monitorear el border, monitorear a todos

Mucho se ha hablado últimamente de la responsabilidad policial. Debido a terribles tragedias, como el asesinato sin sentido de Michael Brown, ha vuelto a estallar una conversación nacional alrededor de temas como el derecho a observar y grabar las actividades de las autoridades.

Hace cinco años, Anastasio Hernández-Rojas, inmigrante mexicano de 42 años de edad y padre de cinco hijos que son ciudadanos estadounidenses, fue brutalmente golpeado y electrocutado con un taser a manos de los oficiales federales de la frontera, cerca del puerto de entrada de San Ysidro. Murió poco después.

La inadmisible muerte de Hernández-Rojas no es un caso aislado. La realidad, de acuerdo al Centro Regional para los Derechos Fronterizos de la ACLU, es que por lo menos 35 personas han muerto desde enero del 2010 como resultado del uso letal de la fuerza por parte de agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., incluyendo 16 ciudadanos estadounidenses. Pero testigos presenciales lograron capturar la brutal golpiza que recibió Hernández-Rojas en video—y esto ha sido muy importante para quienes abogamos para que se haga justicia en este caso.

Muchos hemos visto a oficiales de policía locales y a agentes federales perpetuar innecesariamente la violencia en nuestras comunidades y hemos experimentado una repugnante sensación de déjà vu, como en la película “Groundhog Day”. Nos preguntamos qué podemos hacer para hacer valer enérgicamente nuestros derechos civiles fundamentales y evitar la erosión de la dignidad humana. Hemos comprendido una terrible verdad, si no existen mecanismos para monitorear de forma inmediata e irrefutable las conductas indebidas de las autoridades, los más vulnerables entre nosotros seguirán siendo inconstitucional e inhumanamente maltratados por algunos funcionarios públicos.

Buenas noticias: Esta semana, la ACLU de California está lanzando la aplicación Justicia Móvil CA, la cual ha sido diseñada para ayudar a monitorear y grabar la mala conducta de las autoridades. La aplicación incluye información básica “Conoce tus Derechos” que ayudará a la gente a conocer sus derechos al interactuar con las autoridades, ya sean locales, estatales o federales. Por ejemplo, la Primera Enmienda protege el derecho a tomar fotografías o video de los oficiales de policía desde una distancia segura si se es testigo de un encuentro entre la policía y un civil. La aplicación también permite enviar el video a la ACLU incluso si los agentes de la ley tratan de confiscar o destruir el teléfono inteligente.

Si descarga y usa la aplicación Justicia Móvil CA, usted contará con una herramienta más para luchar contra las conductas indebidas del gobierno. Esto puede ser de suma importancia para las víctimas potenciales de la violencia y con el tiempo, puede ayudar a nuestras comunidades a sentirse más empoderadas y seguras.

Mitra Ebadolahi es abogada del Proyecto de Litigio Fronterizo de la ACLU.

MÁS CONTENIDO